?>
8 de noviembre: Día Internacional de la Dislexia
Autor: Dicap / Yulitza Jímenez
Fotógrafo: Dicap / Mauricio Chejov

 

 

   Trastorno de origen neurobiológico, con una carga hereditaria, que suele pasar casi inadvertido,  que afecta al aprendizaje y que supone una dificultad persistente en la lectura y escritura que suele ocasionar problemas desde la escolarización.

   Se estima que entre un 10% y un 15% de la población general podría padecer algún grado de dislexia; una de sus características más comunes la dificultad para aprender a escribir o leer, que se manifiesta a través de una dificultosa memorización, el cambio en el orden de las letras, una lectura más lenta y con muchos errores o una ortografía deficiente.

    Este trastorno impide al niño disléxico a seguir el ritmo académico de sus compañeros y tiene problemas a la hora de asimilar ciertas asignaturas, sobre todo si se basan en contenidos de lectoescritura. 

 Estas dificultades derivan en problemas de comprensión, de memoria a corto plazo, también suelen confundir la derecha y la izquierda y la concepción espacio-tiempo.

 

7 puntos para aprender a detectarlo: 

  1. Problemas de comprensión lectora y de escritura

– Hace sustituciones, inversiones, omisiones y/o adiciones de letras o palabras.

– Cuando escribe no entendemos nada.

– La ortografía y la fonética es inconstante.

– Cuando escribe hace mucha presión sobre el papel.

– Confunde unas letras con otras y cambia y sustituye las sílabas de las palabras.

– Lee sin comprender lo que está leyendo.

– Es frecuente que se “coma” palabras cuando lee o las repita sin ser consciente de ello.

  1. Problemas con las matemáticas

– Utiliza los dedos para hacer operaciones.

– Le cuesta manejar bien el dinero.

– Dificultades para comprender el tiempo y las posibles tareas planeadas.

  1. Problemas con la memoria, cognición y lenguaje

– Suele utilizar imágenes, iconos y sentimientos en lugar de sonidos y palabras.

– Tiene una excelente memoria a largo plazo (experiencias, lugares, caras).

– Muy mala memoria para recordar lo que aprendió el día anterior.

– Se distrae muy fácilmente con los sonidos.

– Cuando habla lo hace con frases entrecortadas e incompletas. No pronuncia bien y a veces tartamudea.

  1. Problemas de coordinación psicomotriz

– Presenta dificultades en habilidades motoras (le cuesta atar los cordones de los zapatos).

– Tiene poco equilibrio.

– Tiene dificultades de coordinación sobretodo en actividades físicas, lúdicas, etc.

– Si hace movimientos fácilmente se marea.

– Puede ser ambidiestro y con frecuencia confunde la izquierda de la derecha o el arriba del abajo.

  1. Problemas con la visión

– Tiene problemas de vista y oído.

– Destaca por su capacidad de observación y agudeza visual.

  1. Problemas de personalidad

– Es desordenado, compulsivo y perfeccionista.

– Son frecuentes los cambios de humor. Emocionalmente es muy sensible.

– Es curioso y creativo.

  1. Problemas de salud

– Propenso a la ansiedad y a la depresión, producto de la falta de reconocimiento de su esfuerzo.

– Trastornos de conducta y síntomas de psicosomáticos, producto de la dificultad para expresar sus emociones.

 

  Hoy, 8 de noviembre, queremos recordarla con el fin de seguir incidiendo en la necesidad de hacer un seguimiento a nuestro niño a la hora de su aprendizaje, enfatizando en que un diagnóstico temprano es fundamental para evitar consecuencias graves en la salud física y emocional del infante.

CENTRAL
08-11-2019